Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Vie Ene 16, 2015 1:45 am.
Últimos temas
» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Dom Jul 31, 2011 12:05 am por Invitado

» Sweet Bloody Murder {Normal}
Mar Jul 12, 2011 4:29 pm por Invitado

» ~Toujours Pures~ Comunity Awards
Mar Jul 12, 2011 1:28 pm por Invitado

» Bittersweet Pleasure {Normal}
Miér Jul 06, 2011 8:06 pm por Invitado

» •Battlefields• (Normal) ¡Foro Recién Abierto!
Vie Jul 01, 2011 1:48 am por Invitado

» Las cuatro décadas de Hogwarts & el Libro del tiempo 2.0(Elite)
Miér Jun 29, 2011 3:20 am por Invitado

» Vampires Again { The Vampire Diaries RPG } { ¡FORO NUEVO! } { NORMAL }
Mar Jun 28, 2011 11:23 pm por Invitado

» Cursed Stones
Miér Jun 15, 2011 7:40 pm por Invitado

» Midnight Essence - Reapertura - Cambio de botón Elite
Miér Jun 15, 2011 8:57 am por Invitado


Beloved mother of liberty [ Free]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Iô Smári el Jue Feb 10, 2011 3:48 pm

5/06/2013 16:30


El dolor no tiene una variante específica, cada ser, vive a su manera la pérdida, lo malo, es cuando ese duelo se vuelve patológico. Cuando el reajuste emocional no se produce, y el individuo, sin remedio, se flagela buscando también su propia muerte.

Se despertó con la pierna entumecida, últimamente, su lesión iba a peor. Intentando no caerse al levantarse, se la tocó con una mueca de hastío ¿Por qué demonios no se la habían amputado en el dichoso hospital? Ya de haberla dejado sin sentimientos, qué más le hubiera dado ser coja…

Mirándose en el espejo, sintió asco de sí misma. Tenía el cuerpo lleno de mordiscos, la noche anterior había sido excesivamente salvaje para su gusto, no obstante, al mirar sobre la mesita, vio su suculenta recompensa. Con eso, podría comprarse una tienda de un centro comercial si se le venía en gana. Caminando desnuda por la habitación, buscó algo que ponerse para después. No tenía mucha ropa que le sirviese para hacer vida normal; lo suyo eran los camisones de encaje o la lencería provocativa.

Atinando con unos vaqueros y una sudadera que le venía tres tallas grandes, se fue a la ducha. Bajo el chorro de agua se desinfectó las heridas. No quería que le quedasen cicatrices, porque ella no era de nadie. Y menos del engreído de su jefe. El muy idiota creía que dándole todo lo que a ella se le encaprichase la hacía feliz. Iluso.

Con la toalla alrededor de su pequeño cuerpo, puso algo de música para terminar de despertarse. Hoy era su día libre, así que se iría por ahí a comprar cosas, o sencillamente a comprarse algún libro retorcido u oscuro. Le gustaban las historias gore, esas en las que hasta el más guapo muere de la peor manera posible.

Vestida, se tapó las ojeras, mas no se puso maquillaje. No quería que ningún cliente la reconociese. Que nadie la señalase como la prostituta favorita de un proxeneta sin escrúpulos. No, hoy le apetecía pasar desapercibida.

Cogiendo un paraguas, salió a la calle con los cascos puestos, sumida en sus propios pensamientos, por lo que, en más de una ocasión, los coches la pitaron por cruzar de forma intempestiva. Regalándoles a todos ellos un corte de mangas, siguió su camino hasta una de las avenidas principales de la ciudad.
Dándose codazos con todos aquellos que pasaban, los maldijo en finés un millar de veces ¿ Por qué cojones había tanta gente en la maldita ciudad? Sin embargo, hubo algo que distrajo su creciente malhumor. Una panda de bailarines callejeros estaba improvisando frente a la puerta de comercio por amor al arte. Ninguno había dejado una gorra reclamando dinero, o algún cartel estúpido en el que dijesen lo mucho que les hacía falta la pasta para droga. Admirándoles por ello, sintió como sus propios pies se movían. Ella llevaba la danza en la sangre, la música era parte de su alma. Sin ella, Iô, era como una cacofonía mal grabada.

Poniéndose la capucha, tuvo que salir a improvisar con ellos. La pierna le ardía como si el infierno estuviese sepultado bajo su piel, sin embargo, obvió el dolor con una sonrisa en la cara. No todos los días podía reencontrarse con ella misma. Con todo aquello que había perdido por causas ajenas a sus decisiones.
Al acabar, ni se despidió, si alguien descubría quién había sido, se derrumbaría el mundo de mentiras de que había construido alrededor de su putrefacto corazón. Su máscara de mujer fatal solo sería un carnavalesco antifaz.

Localizando una cafetería que estaba casi vacía, se sentó en una mesa apartada con un café, y un viejo libro que nunca se cansaba de leer: Sauce ciego, mujer dormida. Las páginas de cada cuento, la hacían reflexionar en lo sumamente simple que es el ser humano, y lo mucho que se esfuerza por retorcer la realidad para sentir que su existencia tiene sentido. El caos es solo la invención de algún histriónico.
De rato en rato, miraba a través de los cristales del local, a la espera de que algo, o alguien llamasen su atención.

“Ahora es cuando debería de echar en falta los amigos, o una pareja, pero la verdad, es que no lo hago ¿Me habré reencarnado en una piedra?"
avatar
Iô Smári
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/02/2011
Localización : New York

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Grace Walker el Lun Feb 14, 2011 9:08 pm

Ya llegaba tarde...¿Por que me habré quedado dormida en el sofá? Mierda...Me levante a toda prisa del sofá y salí pitando de casa con lo primero que pude pillar...es decir, nada. La misma ropa con la que había llegado hoy a casa, ya seca después de estar delante de la estufa todo el tiempo que estuve tumbada en el sofá.

Salí disparada bajo la lluvia neoyorquina, cubriéndome con la simple capucha de la chaqueta que llevaba puesta, un impermeable negro que me llegaba casi hasta las rodillas. Cruce las calles a toda prisa, esquivando algún coche y golpeando sin querer a algunas personas, de las cuales tuve que disculparme siempre, sin dejar de correr hasta el bar.

De camino, a un par de manzanas de donde estaba mi lugar de trabajo me detuve casi de golpe al ver unos muchachos bailar en la acera. Observe divertida entre la gente que les rodeaba, prestando quizás mas atención a una de las jóvenes que se movía elegantemente. Sonreí al ver tal espectáculo, pero en cuanto acabo y volví a ver el reloj de mi muñeca, volví a correr como si me persiguiera una manada de elefantes.

Llegue al bar calada de arriba a abajo, y entre irrumpiendo como si aquella fuera mi casa. La campanilla de la puerta sonó y el encargado, mi jefe.., salio a recibirme no de muy buena gana. -Grace!!- Chillo desde detrás de la barra. -A ver que escusa me cuentas para llegar hoy tan tarde!- Siguió gritando. El bar apenas estaba vació, y la gente , la mayoría conocidos, me miraban como si ya se lo esperasen. Suspire, y entre algún que otro saludo a los clientes me metí a la cocina, donde me espero la bronca de cada día. Después de pedir disculpas como de costumbre y de escuchar la ultima frase de mi jefe...- Espero que no vuelva a pasar....- Salí de allí con el delantal puesto.

En cuanto estuve en la barra, tome la jarra de café caliente y me dirigí por las mesas preguntando si alguien quería rellenar su taza. Me acerque a una de las mesas, donde una joven tomaba un café, con un libro sobre la mesa. -¿Te sirvo un poco mas de café? - Pregunte con una sonrisa. Al ver bien a la joven me di cuenta de que era una de las que estaban bailando en la calle hace unos minutos. Me senté delante de ella sin preguntar.-Tu eres la que estaba antes bailando ¿Verdad?- Hice una muy breve pausa y continué hablando.-Si, si que lo eres. -Sonreí- Habéis estado genial. ¿No vienen los demás contigo?- Pregunte con curiosidad y le serví un poco mas de café.- Yo invito. No te había visto antes por aquí. Me llamo Grace- Volví a sonreír, echando un vistazo a la cocina, por si mi jefe me veía aquí sentada...
avatar
Grace Walker
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Iô Smári el Miér Feb 16, 2011 1:13 am

“La felicidad humana es algo que nunca llegaré a comprender del todo, es decir, por qué nos da alegría que la gente nos tome en cuenta, cuando lo mejor es que nos ignoren. En fin, supongo que como hoy no estoy de servicio, puedo ser amable para variar, y contestar a las preguntas absurdas que me hace esta camarera que ofrece café por la caridad de la magia Disney. Amén, hermana”

Levantando la vista del libro, pestañea varias veces antes de responder, le cuesta mucho interactuar con personas normales. Normalmente solo utiliza monosílabos con la gente. Es una pérdida de tiempo hablar con besugos; enseguida se les olvida el sentido de la conversación- No, aún tengo- Señalando la taza, se reclinó hacía atrás en la silla ¡ Joder, antes no le costaba tanto fingir que le interesa caer bien!- No los conozco de nada- Fue una respuesta seca, pero al menos fue educada. Si Iô hubiese estado drogada, la habría dejado el alma por los suelos; los entrometidos merecen morder el polvo.
-Bailé por mero aburrimiento. No tengo nada mejor que hacer- Bueno, en verdad podría estar fundiendo la tarjeta de crédito y jodiéndole los fondos a Jimmy, sin embargo, no estaba de humor para probarse ropa o joyas. Ni mucho menos de aguantar dependientes idiotas. La gran mayoría solían creer que había robado la tarjeta de crédito a su padre- Encantada, Grace- Rascándose la cabeza, se mordió el labio. Dar su nombre era demasiada información, no obstante, dudaba que aquella mujer fuese asidua a visitar prostíbulos, claro que , la gente suele tener familia….

-Me llamo Iô- Dirigiendo su atención a la barra, catalogó al jefe de la muchacha como cabrón machista- Deberías de darle una patada a ese idiota- A la prostituta no le gustaban los chulos, ni los hombres que creen que son superiores a las mujeres solo por mear de pie- Seguro que con tu cara ganarías más dinero en cualquier parte- Dándose cuenta de que eso se podía malinterpretar, carraspeó. Definitivamente había perdido por completo la oratoria.- Lo digo por tu bien, créeme- No debería de ir por ahí presumiendo de la supuesta dignidad que han de tener las mujeres, más que nada porque a ella la degradaban a diario, aunque siendo sinceros, eso es justo lo que hacen los predicadores; te dan consejos sobre cómo llevar tu vida por el camino correcto, para asegurarse de que toda la diversión les pertenece exclusivamente.

- ¿A qué hora acabas tu turno?- El cara polla de su jefe empezaba a mirarlas mal, y eso la estaba sacando de quicio. Sin drogas, Iô, se volvía especialmente violenta- ¿Me podrías traer un sándwich de algo que no lleve carne?- Debía de mantener su figura si quería que la siguiesen pagando de forma irreverente por no hacer nada, por ser una máquina expendedora de placer. Mete una moneda, y obtendrás la golosina que desees.

“Tengo que apuntar esto cuando llegue a casa, es la primera que tengo una conversación tan larga. También es la primera vez que estoy sobria, lo que significa, que no tardaré en sumirse en una espiral depresiva, pero supongo que ese el precio que pagan las personas al querer ver la realidad tal cual es.”

avatar
Iô Smári
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/02/2011
Localización : New York

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Grace Walker el Dom Mar 06, 2011 3:04 pm

Miraba cada ciertos segundos hacia la barra, buscando que el jefe no me encontrara allí sentada, entablando una pequeña conversación con un cliente. Escuchaba a la joven contestar a cada una de las tonterías que le fui preguntando. Si es que a veces podía llegar a ser realmente pesada, sobretodo cuando me metía donde no me llamaban. Mi rostro mostró sorpresa al escucharla y luego volvió a la sonrisa que solía mostrar a todos los clientes mientras estaba trabajando. Volviendo a mirar a la cocina, justo detrás de la barra, me acomode en la silla, mirando a la chica. -Pues para no conocerlos de nada, estabais bastante coordinados. Estuvo genial.- Dije riendo, dejando la jarra con el café sobre la mesa, y acunando mi rostro con ambas manos.

-Encantada Iô- Mire de nuevo a mi jefe, para escuchar el comentario de Iô al respecto. Solté una pequeña risa y me quede mirándole.- Si, bueno, la verdad es que cuando estuve buscando trabajo él fue el único que me acepto. ¿Quien iba a querer a una novata como yo? En realidad le estoy agradecida.- Medio sonreí y me gire hacia la joven de nuevo.-Las discusiones venían con el puesto supongo. Pero muchas veces se ha comportado bien conmigo. Ahí donde lo ves es una buena persona- Y no me quedaba otra mas que aguantarle y él aguantarme a mi. Siempre acababa disculpándose tras haberme echado la bronca, sino fuese por el estaría en la calle. Mire de nuevo a mi jefe, el cual parecía enfadarse al verme allí sentada. -Acabo dentro de una hora o así, cuando llegue mi compañera - Le respondí, levantándome de la silla. Cogí la jarra con café y asentí al pedido de Iô - Claro, ahora te lo pido- Dije, dirigiéndome a la barra. Me asome por la pequeña abertura que separaba la cocina de la barra y le pedí el sándwich. Me quede allí de pie un rato, llenando la jarra con algo mas de café.

Al tiempo que entraba mas gente en la cafetería, me dirigía de inmediato a la mesa, a tomar el pedido. A algunos de los clientes ya les conocía, le llevaba lo que siempre solían tomar, y les preguntaba lo mismo de cada día. "¿Que tal su día? ¿Que tal el trabajo? La familia..." Al principio siempre les llamaba por sus apellidos, pero al final, tras días de conocerles me limitaba a tutearles, incluso a charlar un poco con ellos, siempre con una sonrisa en los labios. -¡Grace!- Me llamo desde la cocina. Me despedí de unos clientes, serví un par de tazas mas de café de camino y entre en la cocina. El sándwich que me había pedido Iô estaba listo. El pan caliente y nada de carne por ningún lado. Perfecto. Cogí el plato, unos cubiertos y otra vez la jarra de café, dirigiéndome a su mesa. -Toma, aquí tienes- Deje el plato sobre la mesa- Un sándwich sin nada de carne- Reí divertida. A los pocos segundos de haberle dejado su pedido sobre la mesa, se escucho la puerta abrirse y el olor a la lluvia entrar por la puerta. Mire a la puerta y vi entrar a mi compañera, empapada de arriba a abajo. Por lo menos no era la única. -Fin de mi turno- Dije, mirando a Iô divertida. -Termino de ultimar unas cosas y puedo salir contigo. Te invito a tomar algo. -Dije sonriendo, casi sin darle tiempo a responder afirmativa o negativamente a mi petición. Me dirigí a la cocina a terminar por completo mi turno.

No habré tardado mas de media hora, y ya había terminado. Me metí en el aseo del personal y me cambie de ropa junto con mi compañera, hablando los diez minutos que duro aquello sobre cualquier estupidez que se me ocurriera. Salí ya lista de allí, y me dirigí a la mesa de Iô, sentándome de nuevo frente a ella...

avatar
Grace Walker
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 30/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Iô Smári el Dom Mar 27, 2011 2:34 am


“ No la estoy escuchando, pero asiento igual a lo que me dice. Total, tampoco creo que lo que me esté contado tenga especial trascendía. No tengo apenas amigos por esa razón, por no decir que no tengo ninguno que merezca la pena, pero la verdad, nunca se me ha dado bien escuchar a los demás. En fin, como sea, esta chica tampoco me cae tan mal, por lo que, voy a sonreír un poco para fingir interés…”

Cuando Grace se va, retoma su lectura con gusto. No importa las veces que haya leído ese libro; siempre le trasmite una sensación nueva, distinta. Suspirando se da cuenta de que ella misma se parece al protagonista de los gatos antropófagos, que también guarda ciertas semejanzas con una mujer dormida por el arrullo de los sauces ciegos. Sí, Iô, es un ser humano más consumido por la dejadez de las emociones; por la erosión del sufrimiento sobre el ánima mortal, no obstante, los cuentos no son más que ficción. La realidad es mil veces más grotesca de lo que el hombre logra representar en sus trazos imperfectos.

Poniéndose de nuevo los cascos, activa el reproductor aleatorio, y de repente siente ganas de arrojar el ipod al suelo ¿Por qué demonios no había borrado aquella música? La melodía taladró sus oídos hasta envenenar su cerebro con amargos recuerdos. El dolor aún era tan vívido como una mano enrojecida por la fuerza de una quemadura. Intentando tragarse el nudo que se había formado en su garganta, apagó el aparato de un golpe seco. Mañana se compraría otro; porque así es como la prostituta resolvía sus problemas: desechándolos como si pudiesen ser reciclados por la fuerza del tiempo. Guardando sus cosas en el bolso, miró a la barra, la camarera se dirigía hasta su mesa con el sándwich ¡Joder, lo había olvidado!

-Gracias- Al ver la comida sintió una arcada. No iba a ser capaz de terminárselo; su estómago solo aceptada cantidades reducidas de comida por culpa de las drogas y el alcohol- Como quieras- no la oyó, pero… ¿qué más daba? Ninguna de las dos estaba actuando correctamente, por lo que, escuchar quedaba descartado. Aguardando a que volviese a la mesa, miró fuera a ver qué gente pasaba. Sin podérselo creer, identificó a uno de sus mejores clientes, Wilson Smith, un hombre anodino, con entradas, cuarentón, y frustrado sexual por culpa de una mujer enamorada de los cosméticos. Verles juntos le produjo una ligera carcajada ¡La gente es absurda, lo dan todo por un matrimonio sin darse cuenta de que no importa lo mucho que se ceda sino se siente nada por el otro! En fin, ¡ilusos!

Optando por ignorarles, se encogió de hombros. Hoy no le apetecía fastidiar la vida a nadie, por lo que, mejor pasar desapercibida-¿Te parece si damos una vuelta?- No le apetecía estar sentada más tiempo mirando la nada. Al ver que afirmaba con la cabeza, salió por la puerta , mas se tomó la precaución de mirar a ambos lados. Cerciorándose de que Wilson se hallaba a varios metros de ellas, caminó en dirección contraria. Evitar las situaciones incómodas es el principio de una vida sin sobresaltos- Creo que me apetece mirar la sección electrónica. Se me ha estropeado el ipod- Mentira, pero Grace no tenía por qué saber la verdad. De hecho, nadie debía de conocer sus debilidades. Iô era una piedra. Punto- Ya me imagino que podría repararlo, pero las esperas no me gustan- Todo lo que conlleve asimilación, reflexión, consigue ponerla de los nervios- Creo que por allí hay una tienda- Señalándola, entra en ella con aire despreocupado. La dependienta la mira por encima del hombro, pero no se atreve a echarla por educación, y porque Grace va a su lado.

Ojeando los reproductores de música, se da de bruces con el Señor Smith ¡Sencillamente genial! Haciendo que no le conoce, se gira sobre sus talones , no obstante, su mujer la detiene con una estúpida sonrisa en el rostro- ¡ Te conozco!- Vale, eso era más de lo que podía afrontar
- Tú eres bailarina,¿ verdad-?
Haciendo rechinar los dientes, tuerce el gesto, incómoda por la afirmación. Hace dos años que dejó su prometedora carrera- Se confunde- Asegura en el tono más amable que puede- Pero yo te he visto…- Conteniendo su creciente ira, suspira- Lo dudo, soy prostituta- La afirmación le sale más alto de lo que había pretendido, y toda la tienda cuchichea tras eso- Perdona entonces- Disculpándose toma el brazo de su marido y se va sin comprar nada.

Mirando a Grace, no tiene más remedio que hablar- Si te sientes incómoda conmigo, puedes irte. Hablarán mal de ti- Le asegura mientras paga en la caja con una tarjeta de crédito platino- No me importará- Caminando hasta la salida, se sienta en un banco y mira el techo distraída. La suerte le había durado demasiado.

avatar
Iô Smári
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/02/2011
Localización : New York

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Beloved mother of liberty [ Free]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.